Rock N’ Roll is my BITCH with no Heart

En ocasiones pasa, que la vida es una carga exponencial de bajadas, que las subidas de cierta forma, no equilibran la frágil balanza.  También dependiendo del carácter, estado anímico y psicológico de cada persona, se pueden manifestar, todo este tipo de circunstancias irrisorias, que te ahogan en un charco de poca profundidad; y que al final, fue una cosa de risa.

Digamos que no soy el adecuado para escribir del tema; que tengo que arreglar muchos aspectos de mi vida, en las cuales, he detectado fallas, todos las tenemos, si; a lo mejor las mías no son las menos erradas; pero, si todos vinimos a morir, ¿porque no vivir?, ¿no entiendo, que chingados cree la gente, al decirte como debes vivir tu vida?

Seamos sinceros, yo (reitero) sé que tengo defectos horribles, como muchas otras cualidades, que posiblemente no sea un jovenzuelo, que pueda mal gastar su vida así como así, pero…  No es fácil dejar a esta hermosa y agresiva muñeca llamada: Rock N` Roll. 

Quiero hacer trizas un escenario, dejando mi alma sobre ese pequeño espacio, divino y celestial, quiero seguir escribiendo lo que siento y plasmarlo con tinta ó en una burda máquina. Necesito el dulce alivio de desgarrar tu alma, al tomar un micrófono y decir a gritos, que no estoy muerto, que me duele el alma, que estoy furioso, que tengo miedo, que posiblemente me hagas falta.

Quiero tocar mi guitarra y con cada acorde hacerte sentir en el infierno, que sepas que estoy enfermo, que te haría el amor igual que a mi guitarra, pero ella es perfecta, no tiene ningún defecto, cada golpe en la batería es un latido, y cada estruendoso bajo es la base que me aterriza de nuevo a este absurdo mundo.

Vamos apaga las luces, dejemos que suene el primer riff, hagamos el amor con el viento, que el ruido sea nuestros cuerpos y que te toquen hasta que llegues al climax, a tu frágil orgasmo, ardamos en el fuego.  Necesito vivir, como antes, dejar atrás todo y comenzar a vivir, de la forma que alguna vez lo hice.

Sé, que cuando las luces se prenden y el ruido cesa, tengo que volver a este absurdo mundo, pero también sé que en él puedo seguir viviendo a mi modo, que nadie imperará, que solucionaré mis grandes defectos; y que habrá un dulce orden que por el momento no tengo.  Lástima, tal vez nos hubiéramos divertido, pero ahora me divertiré con alguien mas ó muchas más, lo único que hacia falta es dejar salir a el demonio de bronce, que tengo por dentro.

No es una moda, no es una perdida de tiempo, es una forma de vida, es una forma de hacer el amor, de ver las cosas, de divertirse… De morir viviendo.