La fuente de la inspiración se basa en momentos donde tu alma se ha alejado de este mundo, entrando hacía la bella y abstracta fuente de la creatividad. El único paso que se necesita es la vivencia del ser humano; en este caso, les muestro, una de las canciones que he escrito (que en lo personal) es mi favorita. 

No sé a ciencia cierta que tan profundo es el amor por una persona, tampoco sé si en verdad amé con sinceridad y absoluta pasión a “Aurora” (sólo por ponerle un nombre). Pero después de dos años de terminar una relación de eterno conflicto, después de que todo terminará tan mal. Un nuevo capítulo en nuestras vidas se presentaba dos años después. Su aroma se esparcía por mi nariz, y la textura de su suave y canela piel, regocijaba de nuevo mis noches. Pero un alma tan perdida en la nada y la soledad, como ella y como yo, no puede revivir una chispa donde jamás prendió la llama, la soledad inerte de dos cuerpos que se apasionan pero no aman, es solo compañía.  A pesar de la profunda soledad desértica de “Aurora” , ella  intentaba fuertemente alejarse de una vez por todas de la podredumbre que nos acechó,  el pasado amor entre nosotros la marcaría por siempre, pero; para ella era solo un mero trámite, lo deseaba y quería fuertemente pero, ya no sentía nada ó ella quería suponerlo.

Mi estado era mas complicado, ¿como puedes perder algo, cuando no tienes nada?.

Uno de los mas obscuros momentos de mi vida se dieron por ese intervalo, yo buscaba la seguridad y compañía de Aurora, su vientre y sudor en la cama. Pero, ese vacío existencial que en ocasiones el hombre sufre, quería mas de la mujer y la mujer no estaba dispuesta a dárselo. 

Y así es como nacen muchas canciones, de el dolor del hombre.